Objetivos “imposibles de cumplir” fijados para un bonus salarial. ¿ Tengo derecho al bonus o no?

Cada vez es más común que las empresas establezcan un porcentaje del salario en base a objetivos, es decir, el trabajador cobrará solo ese complemento salarial en caso de que se cumplan los objetivos establecidos por la empresa esto es lo que tradicionalmente se llama un bonus por objetivos.

Pero, ¿qué ocurre cuando la empresa fija objetivos imposibles de cumplir para el trabajador?.  En ese caso, ¿el trabajador tiene derecho al bono o bien como no ha cumplido los objetivos no tiene derecho al bonus?.

Esa es la cuestión que se va a intentar resolver aquí

La doctrina civilista mantiene que la fijación de un objetivo imposible o ilícito determina la nulidad de toda la obligación y no solo de la condición de imposible cumplimiento (BERCOVITZ). Esto significa que el pacto por el que se acuerda un bonus por objetivos es anulado, por tanto, se anula totalmente el derecho al trabajador a percibir el bonus.

Sin embargo, Tribunal Supremo de los Social en varias sentencias fija una solución distinta que considero que podría, dependiendo de las circunstancias, ser aplicable en caso de infracción del 1116 CC (condición imposible).

De esta forma, la fijación por parte del empresario de unos objetivos imposibles determinaría la nulidad solo de la condición –no de toda la obligación- dado que lo contrario implicaría favorecer a aquél sujeto que provocó la nulidad. Téngase en cuenta que el art. 1288 CC establece que “La interpretación de las cláusulas oscuras de un contrato no deberá favorecer a la parte que hubiere ocasionado la oscuridad”

Ello vendría a significar que si el empresario establece un objetivo que es de imposible cumplimiento el trabajador, aunque no lo cumpla, tendrá derecho a percibir el bonus salarial pactado. (cuestión diferente es cuándo se considera un bonus pactado ver aquí)

A la misma solución se llegaría con la aplicación del art. 1119 CC dado que establecer unos objetivos imposibles de cumplir llevarían a entender que el empresario está impidiendo el cumplimiento de la condición que da derecho al bonus. En ambos casos, caída la condición el bonus se convertiría en salario base por falta de concausa.

Otra cuestión interesante es qué se considera “un objetivo imposible” para la jurisprudencia. Ese tema lo analizaremos la próxima semana, si no quieres perdértelo suscríbete gratuitamente al blog.

Más información sobre los bonus salariales aquí y en mi libro titulado “El bonus salarial” Tirant lo Blanch.


Deja un comentario