Reclamar a la empresa a través del Comité de empresa activa la garantía de indemnidad (y provoca nulidad del despido en represalia)

Como saben bien aquellos que siguen este Blog, o me conocen, considero que uno de los retos más importantes que afronta el Derecho del trabajo es su efectividad. Conforme la indemnización del despido se ha ido reduciendo en los últimos años, los trabajadores pueden tener cada vez más miedo a las represalias en caso de que reclamen un derecho laboral. Esto pone en jaque la propia “utilidad” y eficacia del Derecho del trabajo.

En un extenso artículo académico que tuve la oportunidad de publicar en la revista CEF titulado “La garantía de indemnidad ante denuncias en la ITSS e internas en la empresa: Análisis de un quiero y (a veces) no puedo en la doctrina judicial”, a través del análisis de más de 200 sentencias de los últimos años, acababa concluyendo que la jurisprudencia está haciendo esfuerzos para incluir dentro de la garantía de indemnidad las reclamaciones de derechos laborales que hace el trabajador dentro de la empres (por ejemplo a su jefe). Sin embargo, esos esfuerzos chocaban con la tradicional jurisprudencia del Tribunal Supremo que exige que la reclamación de los derechos sea judicial o con “indicios” de acabar en la vía judicial -esto es, que quede demostrado que la reclamación interna es una reclamación previa a la judicial-.

En ese análisis ya hacía mención a algunas sentencias que incluían entre los tipos de reclamación de derechos que activaban la Garantía de indemnidad y la inversión de la carga de la prueba -haciendo al empresario responsable de demostrar la veracidad de los hechos imputados al trabajador, bajo pena de nulidad del despido si no podía hacerlo- la reclamación hecha a través del Comité de empresa.

Así, las STSJ de Cataluña de 3 de mayo de 2002 (rec. 8411/2011) y País Vasco de 17 de enero de 2012 (rec. 3095/2011) han entendido que la reclamación que se realice a través del comité de empresa es suficiente para activar la garantía de indemnidad.

De hecho, en estos casos, se admite la garantía de indemnidad para el trabajador (o colectivo de trabajadores) represaliado, incluso sin necesidad de demostrar que la iniciativa de la reclamación provino del trabajador, esto es, admitiendo la misma cuando el comité de empresa reclama derechos de los trabajadores “de oficio”. Consecuentemente, en este caso parece que lo que se valora por el Tribunal no es la manifestación externa de una posible judicialización del asunto –salvo que asumamos que el comité de empresa es inherentemente litigioso, algo que no figura en hechos probados de ninguna de las dos- sino, probablemente, se considera la seriedad de la reivindicación y la efectividad de los derechos de los trabajadores.

Esto es, de un lado, aunque no se pueda inferir automáticamente que todas las quejas o reclamaciones del comité de empresa no satisfechas acabarán en los Tribunales, sí parece posible afirmar que la reclamación realizada por el comité implica una mayor seriedad. El comité representa los intereses colectivos como función institucionalizada por la Ley y, además, la toma de decisiones sobre la reclamación efectuada requiere un proceso de reflexión y deliberación interno. Además, de otro lado, permitir la represalia sobre los trabajadores, cuya situación quieren mejorar los representes legales, podría provocar la paradoja de que la actividad sindical fuera vista como perjudicial por los propios trabajadores que han acabado en una situación peor de la que se encontraban antes de la intervención del comité.

No obstante, esta cuestión no es en absoluto pacífica, así por el contrario, la STSJ de Canarias de 28 de marzo de 2008 rec. 102/2008 consideró que  la reclamación –en este caso por acoso laboral- se realice repetidas veces de forma verbal y por escrito ante el jefe y también ante el comité de empresa es insuficiente para considerarlo una acción clara y positiva previa al ejercicio de acciones judiciales descartando la activación de la Garantía de Indemnidad.

En este contexto, cabe citar la reciente STSJ de Asturias de 29 de junio de 2021 (rec. 1196/2021), que dejo abajo para su consulta y descarga, que entiende que la reclamación de una superior categoría profesional efectuada a través del Comité de Empresa es indicio de que el posterior despido del actor fue un acto de represalia por aquel comportamiento reivindicativo.

En cualquier caso, cabe seguir insistiendo en la necesidad de considerar cualquier reclamación de derechos laborales de los trabajadores como activador de la garantía de indemnidad -aunque se haga sin intermediación del comité de empresa o sin intención de posterior judicialización del asunto-. Lo único relevante en el caso para determinar la nulidad del despido debería ser si la intención del empresario fue la represalia por reclamar un derecho laboral (y no la forma en que se reclamó ese derecho).

STSJ-ASTURIAS


2 thoughts on “Reclamar a la empresa a través del Comité de empresa activa la garantía de indemnidad (y provoca nulidad del despido en represalia)

  1. Una vez más, la labor de análisis de la doctrina de los tribunales que lleva a cabo el prof. Todolí, nos aporta una sentencia muy ilustrativa, que si bien y como todas las pegadas al terreno puede que no sea extrapolable a otros supuestos, sí creo es un magnífico aviso para navegantes, y ciertamente la judicialización probable de este caso es un elemento muy consistente para la estimación de la garantía de indemnidad. Gracias por el trabajo, Adrián.

  2. Muy interesante. Entiemdo pues que mi peticion via verbal e email, a la directora de rrhh para conciliar, con teletrabajo o reduccion de jornada, no sera suficiente para obtener la nulidad de mi despido disciplinario no justificado verdad? Aunque la dir de rrhh esté dispuesta a corroborarlo en el juicio?

Deja un comentario